Cada 31 de marzo se conmemora el Día Mundial contra el Cáncer de Colon, fecha que busca informar y sensibilizar a la población sobre las consecuencias de este padecimiento, impulsar acciones preventivas y dar a conocer la importancia de un diagnóstico oportuno.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que esta patología es el tercer tipo de cáncer más frecuente en el mundo. Representa aproximadamente el 10 % de todos los casos de cáncer y es la segunda causa de muertes relacionadas con esta enfermedad en el mundo.

Se estima que, en 2020, hubo más de 1.9 millones de casos nuevos de cáncer colorrectal y se produjeron más de 930 mil muertes debido a esta enfermedad en todo el mundo.

Para el año 2021, solo en el Instituto Nacional del Cáncer Rosa Emilia Sánchez Pérez de Tavares (Incart), se diagnosticaron 53 pacientes con cáncer colorrectal, de los cuales, 23 eran pacientes masculinos y 30 femeninos.

Este cáncer afecta predominantemente a las personas de 50 años o más, aunque, nuevos estudios confirman diagnósticos en personas a partir de los 30 años.

«Este tipo de cáncer es relevante a nivel mundial y ha mostrado un cambio muy particular. Si bien, la mediana de edad para padecerlo es de 60 años, cada vez más jóvenes menores de 30 años están presentando cáncer colorrectal», declaró Abdel Karim Dip Borunda, médico internista y oncólogo mexicano.

Varios factores relacionados con el modo de vida contribuyen a la aparición de cáncer colorrectal, como una alta ingesta de carnes procesadas y una baja ingesta de frutas y verduras, el sedentarismo, la obesidad, el tabaquismo y el consumo excesivo de alcohol.

Los síntomas frecuentes son diarrea, estreñimiento, sangre en las heces, dolor abdominal, pérdida de peso sin causa aparente, cansancio y concentraciones bajas de hierro.

El cáncer colorrectal suele diagnosticarse en una etapa avanzada de la enfermedad, cuando las opciones de tratamiento son limitadas.

La incidencia y el impacto del cáncer colorrectal pueden reducirse significativamente mediante la aplicación de estrategias de prevención primaria, como la adopción de un modo de vida sano y la reducción de los factores de riesgo, así como con la detección precoz mediante el cribado.

Testimonios

Expandir imagen

Infografía

Pacientes y cuidadores contaron sus experiencias. (FUENTE EXTERNA)

Dentro de la tertulia «Conversemos sobre el Cáncer Colorrectal«, iniciativa de Laboratorios Merck, pacientes y cuidadores compartieron de primera mano cómo ha sido vivir con este diagnóstico.

Aurora Serrano, de 66 años, comentó que su cáncer fue descubierto en etapa 4 en diciembre de 2019 y fue operada en febrero de 2020. Actualmente presenta metástasis en el hígado y en los ganglios linfáticos.

«No hay tratamiento ya para mí», comentó resignada tras confesar que recibió cinco quimioterapias.

Eddie Jamal contó que los síntomas empezaron como colitis, los dolores fueron incrementando hasta que tuvo una obstrucción intestinal fruto del tumor que tenía.

«Hay que hacerse estudios, hay que hacerse colonoscopia para la prevención«, recomendó.