Especialistas de la psiquiatría y la psicología consideran urgente que en el país haya acciones dirigidas a frenar el avance que está teniendo el deterioro de la salud mental en la población dominicana y llaman a las autoridades y actores del sistema a prestar la atención impostergable que requiere esta problemática.

El psiquiatra Julio Chestaro, pasado presidente de la Sociedad Dominicana de Psiquiatría, y la psicóloga Abril Arias, presidenta del Colegio Dominicano de Psicólogos (Codopsi), coinciden en que ese deterioro se manifiesta de diferentes formas en la población, entre ellas violencia en sus diversos niveles, así como sentimientos de ansiedad, tristeza, abandono, dificultades de sueño, ideas suicidas e incluso el suicidio mismo.
Los especialistas fueron consultados en torno a la inquietud presentada por LISTÍN DIARIO en su editorial titulado “La salud mental en declive”, en cual expone que hay que declarar un SOS por la salud mental, antes de que la situación se haga más inmanejable.

Entre las acciones inmediatas que aconseja el especialista de la psiquiatría figuran comenzar haciendo una campaña publicitaria de comunicación para hacer normal en la población la necesidad de buscar ayuda de salud mental, porque es lamentable que aún en este 2024, un segmento importante de la población tiene la idea de que hay que “estar loco para ir al psicólogo o al psiquiatra”.

Chestaro entiende que esa campaña debe estar enfocada a que, así como es importante el chequeo médico preventivo del corazón, próstata, ginecológico, asimismo se debe cuidar la salud mental, y que las personas acudan al especialista de la conducta humana cuando sientan alteraciones en sus vidas, como ejemplo que no están durmiendo, que se sienten de mal humor, que están consumiendo mucho alcohol, entre otros.

Es necesario, dijo, que la red de servicios de salud mental se siga completando y que se cree un sistema de atención domiciliaria de psicólogos y enfermeros para evaluar o atender aquellas personas que están en sus casas, encerrados en habitaciones.

Otra aspecto, plantea, es que la sociedad aprenda a vivir sin tantas frustraciones por metas que nos faltan por alcanzar, “al punto que no disfrutamos las que ya hemos logrado”.

Para Arias, especialista de la psicología, la situación de la salud mental en la población dominicana realmente debe declararse un SOS, tal como lo plantea LISTÍN DIARIO, porque se están viendo momentos muy difíciles en temas de violencia intrafamiliar, doméstica, institucional, ciudadana, en las escuelas y de manera generalizada.

Entiende que la pandemia del Covid-19 afectó mucho más el estado de salud mental de las personas. “Antes de la pandemia el 20% de la población dominicana padece de algún trastorno de salud mental, dentro de los más citados, de conformidad a estudios realizados por el Ministerio de Salud Pública, eran la ansiedad y la depresión”.

Explicó que dentro del ejercicio profesional, los psicólogos están viendo muchos casos de ansiedad, depresión, estrés, sobre todo vinculadas al modo de enfrentar las situaciones cotidianas y factores socioeconómicos.

Dijo que entre otros aspectos que afectan de manera significativa el estado de salud mental de las personas, está el tránsito como elemento estresor, detonador de violencia, ira, rabia y enojo; las debilidades de los servicios y la inseguridad ciudadana, lo que genera ansiedad y desesperación.

Señala que la violencia en las escuelas se le debe prestar atención y la prevención de embarazos en adolescente, porque a esa edad no se tienen las capacidades para aportar a una crianza sana.

De 37% a 40%

La presidenta del Codopsi señaló que en la actualidad los problemas de salud mental en el país oscilan entre un 37% a 40%, siendo los de mayor frecuencia la ansiedad, el estrés, la depresión, ideas e intentos suicidas.

Ante esa realidad, Arias recordó que se ha estado proponiendo a las autoridades nacionales de salud la inclusión al sistema de más de 55 mil psicólogos graduados que tiene el país, muchos de los cuales están desempleados.

Dijo que el Codopsi cuenta con un registro de 24 mil psicólogos.