Doris Pantaleón

Santo Domingo, RD.El Miedo, incertidumbre, tristeza, impotencia, des­control y ansiedad son algunos de los desequi­librios emocionales que han estado presentan­do una gran parte de los adultos mayores fruto del confinamiento, exceso de información y aislamien­to impuesto por la pande­mia de Covid-19 que se vive en el país y el mun­do.

Esa crisis está teniendo un impacto negativo en la salud mental de los abue­los, por lo que Claudia Ge­raldino Chupani, neurop­sicóloga, psicóloga clínica y técnico especialista fa­miliar sistémica, pide a las familias observar a los adultos mayores a fin de detectar algunas alteracio­nes a nivel cognitivo, emo­cional y relacional.

Entre esas señales de alerta, la especialista en neuropsicología, cita el presentar un estado de ánimo cambiante, dificul­tad para relacionarse, ciclo del sueño alterado, falta de apetito, actividad físi­ca reducida o nula y rendi­miento laboral bajo.

 ¿Qué hacer?
Para mejorar la salud men­tal de los adultos mayores, Geraldino Chupani acon­seja contactarlos median­te videollamadas o llama­das a familiares y amigos para mantener el contac­to de manera virtual y rea­lizar actividades que pon­gan a prueba su capacidad cognitiva, como sopas de letras, crucigramas, jugar una juego de mesa en fa­milia ya sea dominó, par­chís, entre otros.

También, hacerlos sen­tir útiles con asignaciones que sean capaces de reali­zar sin ponerlos en riesgo; enseñarles algo nuevo, ya sea a manejar la tecnología y algunas aplicaciones pa­ra que ellos mismos hagan sus videollamadas, o reali­cen algo de su interés, así como crearles una rutina diaria flexible, el objetivo es mantenerla con el paso del tiempo.

También, mantenerlos informados, pero no sobre informados; sacar un mo­mento del día para reali­zar una actividad física, como: meditación, yoga, estiramientos; velar por­que estos tengan una dieta balanceada y se manten­gan hidratados y buscarles ayuda con un profesional de la salud mental, en caso de ser necesario.

Explica que ahora más que nunca la salud men­tal se ha convertido en una prioridad para mu­chos y los abuelos no son la excepción, es por eso que conocer herramientas y técnicas para realizar en este tiempo de crisis puede contribuir de manera posi­tiva.