El Organismo Internacional de Energía Atómica da seguimiento al ataque en la central, pero descarta afectaciones a “equipos esenciales” del reactor

Las autoridades ucranias han asegurado que un ataque de Rusia ha provocado un incendio en la planta nuclear de Zaporiyia, la mayor en su tipo en el continente europeo. “Como resultado del bombardeo constante a edificios y unidades, la planta nuclear más grande de Europa está en llamas”, ha denunciado Dmytro Orlov, alcalde de la comunidad aledaña de Energodar, al sureste del país. El Organismo Internacional de Energía Atómica, la agencia de la ONU en la materia, ha alertado de un “grave peligro” si el reactor es tocado por las llamas. El presidente estadounidense, Joe Biden, y su homólogo ucranio, Volodímir Zelenski, han tenido una conversación sobre el incidente, de acuerdo con un alto funcionario de EE UU. El mandatario europeo ha acusado a Moscú de querer “repetir Chernóbil”, ha dicho en un vídeo. La segunda reunión bilateral entre Rusia y Ucrania ha terminado con el compromiso de abrir un corredor humanitario “para la salida de civiles” y con un posible alto el fuego durante las evacuaciones, según ambas delegaciones, que prevén volver a reunirse la semana que viene. Zelenski, pide hablar directamente con su homólogo ruso, Vladímir Putin, para que todo acabe. “Es la única manera de detener la guerra”, ha dicho en una rueda de prensa. Putin ha prometido que compensará a las familias de los soldados caídos y que su plan va “según lo previsto”. El jefe del Centro de Dirección Nacional del Ministerio de Defensa ruso, Mijaíl Mizhíntsev, ha augurado “una catástrofe humana inminente” en varias de las principales ciudades de Ucrania como Kiev, Járkov (al noreste del país), Jersón (al sur) y Mariupol (sureste), tras ocho días de ofensiva del Kremlin. Las fuerzas de ocupación buscan allanar el camino hacia Mikoláiv, una gran ciudad de medio millón de habitantes que ya está bajo ataque, y hacia Odesa, el principal puerto ucranio en el mar Negro. Los ataques rusos han dejado sin agua y sin luz a Energodar, la ciudad con la mayor central nuclear de Europa, según ha denunciado su alcalde. La Unión Europea ha activado una directiva que permitirá la entrada ilimitada de refugiados que huyen de una catástrofe en territorio comunitario: en Ucrania son ya más de un millón.